Catalunya, un país de valores deportivos

Comment

Deportes

En Catalunya hay alguna tradición deportiva, especialmente desde edades tempranas, ya que es una buena manera de educar a los niños de una manera lúdica. Sin duda, la mayor parte de la responsabilidad en la educación recae sobre los padres, pero también es importante que se relacionen con otras figuras de autoridad, como en este caso serían los monitores y entrenadores. Si con el paso de los años los niños muestran un talento especial, ya se dirigirán hacia una vertiente más especializada con miras a la tecnificación y el profesionalismo.

El protagonismo de los niños

Si el niño se siente importante en su proceso de aprendizaje, tenemos gran parte del trabajo ganado. Para conseguirlo hace falta que el monitor lo haga partícipe de las valoraciones, de la elaboración de propuestas, de la incorporación de nuevas estrategias de juego, de la creación de la normativa interna del grupo (aconsejo hacer un sistema de derechos y deberes).

El trabajo de los hábitos de higiene

No sólo es ducharse después de la práctica deportiva, sino también tener cuidado del material y dejarlo ordenado. Ser consciente de la importancia que tiene, conservar y respetar estos aspectos, puesto que nos harán estar más a gusto con nosotros mismos y, en relación al material, este nos durará más tiempo. Además también hace falta un asesoramiento a favor de un estilo de vida saludable en cuanto a hábitos deportivos y alimentarios.

campeon-infantil

La motivación intrínseca y extrínseca

Es imprescindible que durante el curso escolar el monitor encuentre la manera de tener los niños ilusionados, motivados y con ganas de seguir mejorando. Seguramente, si el niño compite, habrá momentos –cuando un partido no sale como estaba previsto o el niño realiza una mala jugada– que el mismo niño se criticará a sí mismo (a menudo bastante duramente) y será necesario que el monitor lo acompañe en el proceso de encontrar aquellos puntos positivos de la actuación y guiarlo en la superación de los puntos a mejorar. El deporte tiene que ayudar los niños a ponerse a prueba ante el obstáculo, a saber hacer frente a las adversidades, a aceptar la propia vulnerabilidad y a esforzarse para mejorar. Es importante que los niños estén motivados para que ante situaciones difíciles no abandonen.

Implicar a las familias

Hay que encontrar momentos formativos con las familias (reuniones, charlas formativas, intervenciones puntuales…) que ayuden los educadores a transmitir y hacer entender de manera significativa los valores con que se trabaja con sus hijos. Desgraciadamente, existe una excesiva preocupación por el resultado y no tanto por el proceso o por las pequeñas mejoras que se van sucediendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *